¿Qué es el raspaje dental y cuándo es necesario hacerlo?

clinicapozaPeriodoncia, Salud bucodental

raspaje dental

Si necesitas un raspaje dental es algo que solo te lo puede decir el especialista, al que debes acudir periódicamente. Cuando la sensibilidad de la encía es evidente y comienza a salir una especie de bolsas entre los dientes, debes acudir a tu dentista.

El raspaje dental, también llamado curetaje, es el tratamiento para combatir la periodontitis o piorrea, que puede provocar la caída de la pieza dental y desembocar en malestar físico causado por dolor e, incluso, fiebre.

Qué es el raspaje dental

El raspaje o curetaje es una técnica empleada por el dentista mediante un aparato llamado cureta. Se encarga de raspar la zona afectada para deshacer el sarro acumulado, que, al mismo tiempo, va llenando de bacterias la boca y debilita los dientes.

En qué consiste el raspaje dental

Primeramente, tienes que saber que el raspaje es indoloro, ya que se suele utilizar anestesia, excepto si es mínimo y superficial lo que se debe raspar. En este caso, quizás sientas una pequeña molestia que no se prolongará durante mucho tiempo.

Las curetas se emplean en el raspaje de las raíces de las piezas dentales afectadas y paran lo que puede desencadenar una periodontitis, que provocaría una irreparable pérdida dental.

El objetivo es eliminar por completo el sarro acumulado. Se consigue que la encía vuelva a proteger el diente, que queda libre de bacterias.

raspaje dental

Cómo se realiza el raspaje

Antes de iniciar el raspaje, tu dentista te puede recetar antibióticos si observa una infección avanzada. Serán las bolsas periodontales las que determinen comenzar o no con medicamentos, ya que el curetaje debe llevarse a cabo con el menor número de bacterias posible.

Según la profundidad a la que se tenga que llevar a cabo el raspaje y sensibilidad del paciente, el dentista determinará la cantidad de anestesia a utilizar.

En función del número de intervenciones que se requieran en tu boca, debido al número de piezas dentales afectadas, el dentista puede decidir terminar el proceso en una sesión o realizar varias.

Al llevar a cabo el raspaje, se elimina el sarro alojado bajo la encía. Seguidamente, el profesional se encarga de alisar la raíz del diente afectado.

Puede darse el caso de que el profesional determine realizar una pequeña cirugía, debido a que muchas bolsas periodontales aparecen en zonas de difícil acceso. Este proceso se basará en levantar la parte de la encía que debe ser sanada. Serán necesarios pocos puntos de sutura para terminar la cirugía.

El raspaje dental es algo muy sencillo de realizar. Muchos pacientes tienen miedo de ir al dentista, pero, mientras más tardan en acudir a él, peor suele ser el resultado. Si vas, al menos, dos veces al año, podrás prevenir muchas enfermedades periodontales, que terminan siendo un fastidio si no has visitado con tiempo al profesional.