Qué es la endodoncia


endodoncia

La endodoncia, consiste en la eliminación, en parte o totalmente, la pulpa del diente y el sellado del conducto pulpar.

La pulpa es la parte interior del diente y está formada por tejidos blandos, que albergan los nervios y vasos sanguíneos. Es necesario realizar una endodoncia cuando haya una infección en la pulpa, que derive en inflamación y necrosis de ésta.

La causa de este tipo de infecciones está en la mayoría de las ocasiones relacionada con la presencia de caries, pero también puede haber otras razones que provoquen la inflamación de la pulpa. Entre estas pueden estar:

  • La erosión y desgaste de los dientes por el roce.
  • Traumatismos.
  • Las técnicas y materiales empleados en algunos tratamientos de restauración dental.

Cuando por cualquiera de estas razones el nervio queda dañado y se produce una infección, puede peligrar la supervivencia del diente, además de afectar a la zona colindante. Es en estos casos cuando resulta pertinente realizar una endodoncia, como forma de salvar el diente, sin tener que llegar al extremo de extraerlo.

Por lo tanto, la endodoncia resulta una opción restauradora y preserva las piezas dentales originales.

endodoncia

Cómo se realiza una endodoncia


La endodoncia se realiza bajo anestesia local.

El procedimiento de realización de la endodoncia comienza con el agujereado de la corona del diente. Se accede así a la pulpa y se procede a su extracción.

Es necesario limpiar el conducto en su totalidad y en este punto es donde se demuestra la maestría, gracias a la unión del conocimiento de la aplicación de la técnica, con la experiencia.

Una vez verificado que el conducto ha quedado limpio, se procede a obturar y sellar éste y la corona.

Con la endodoncia se consigue que el diente quede totalmente insensibilizado y aislado del resto del organismo.