Dolor en la ATM: causas, consecuencias y soluciones

clinicapozaSalud bucodental

Cuando hablamos de salud bucodental, no solo nos referimos a las afecciones de los dientes. Este concepto va mucho más allá, incluyendo todos los problemas que puedan afectar a la cavidad oral, a la boca, la mandíbula y su articulación.

Parte de estos es el tema que vamos a tratar en esta ocasión: el dolor en ATM, qué lo causa, qué consecuencias puede acarrear y cómo tratarlo.

¿Sabes qué es el dolor en la ATM?

Es el producido por el mal funcionamiento de la articulación temporomandibular (ATM) y los músculos encargados de conectar la mandíbula inferior y el cráneo. Este trastorno te ocasiona, por tanto, problemas en la apertura y cierre de la boca, dificultando el habla, la masticación y la alimentación en general.

Los trastornos en la ATM se caracterizan por los siguientes síntomas:

  • Dolor y dificultad en la mordida o masticación.
  • Dolor continuo, aunque no muy intenso, en la zona de la articulación que se puede trasformar en dolor de oído y de cabeza.
  • Chasquido al abrir y cerrar la boca, llegando incluso a dificultar su apertura y cierre.
  • Bloqueo final de la mandíbula, imposibilitando cualquier movimiento.
muelas del juicio

¿Por qué aparece dolor en la ATM?

Tenemos dos ATM situadas, cada una, a un lado de la cabeza delante de los oídos. Estas articulaciones permiten el movimiento de la mandíbula inferior gracias al cual podemos abrir y cerrar la boca. Asociados a la articulación, tenemos los músculos que unen la mandíbula al cráneo y permiten el juego de apertura y cierre de la boca. Por último, en la región, tenemos nervios importantes para el buen funcionamiento de la articulación.

Un problema en cualquiera de estos elementos puede causarte el trastorno de la ATM, pues todos ellos están relacionados.

La causa más probable es que tengas una mala mordida causada por el mal posicionamiento de los dientes o por la interferencia de aparatos de ortodoncia. La artritis, las fracturas o los problemas estructurales congénitos pueden desencadenar también este trastorno.

En los últimos años se ha visto que el estrés, así como las malas posturas delante del ordenador, han incrementado mucho el índice de incidencia de los trastornos de la ATM, al mantener una tensión excesiva sobre los músculos del cuello y de la cara. Rechinar o apretar los dientes pueden desencadenarte también algún tipo de trastorno temporomandibular.

¿Cómo lo puedes solucionar?

La causa principal es el estrés y la solución pasa por reducirlo, manteniendo una buena higiene postural, evitando situaciones prolongadas en las que se tensen demasiado los músculos de cuello y cara.

Se deben eliminar de la dieta el chicle y todos los alimentos duros que supongan un estrés excesivo sobre la ATM.

Las férulas de descarga pueden utilizarse por las noches para evitar el estrés sobre dientes, mandíbula y ATM.

En casos muy graves, el especialista puede optar por tratamientos quirúrgicos, pero no es lo habitual.

Una buena higiene bucodental, revisiones periódicas y detección temprana de estos problemas es fundamental. Pero, como sabes, la mejor solución es la prevención.