Adolescencia y gingivitis: consejos para evitar las enfermedades de las encías

clinicapozaSalud bucodental

adolescencia y gingivitis

En la adolescencia suceden numerosos cambios que pueden exponer a un mayor riesgo de desarrollar enfermedades bucodentales. Te hablamos, mayormente, de cambios de hormonas, de hábitos y de las necesidades nutricionales.

Salud bucal en adolescentes

Los adolescentes necesitan un mayor número de nutrientes para afrontar con todo su desarrollo, como el calcio para sus huesos y dientes. Lo que también es cierto es que los cambios hormonales pueden predisponer a algunas enfermedades bucales, como la gingivitis. Es común que en la pubertad se experimente un incremento de inflamación de encías y de gingivitis.

Durante la edad de comienzo de la fertilidad también es común que algunas mujeres adolescentes tomen píldoras anticonceptivas para regular su vaivén hormonal. En estos casos, los anticonceptivos pueden también tener repercusiones en la salud de las encías, sobre todo ante un uso continuado.

Por otro lado, se sabe que sus hábitos de vida pueden verse condicionados por las influencias externas (como pueden ser los círculos sociales). Muchos de ellos dejan de comer de forma saludable para sentirse integrados. El consumo de alimentos excesivamente industrializados pueden ser notorios en estas etapas, especialmente de gaseosas, snacks, entre otros. Es clave saber en qué momento tener una conversación con tu hijo adolescente para que no olvide las bases de una buena alimentación, dejando los aperitivos solo para consumo ocasional.

adolescencia y gingivitis

Gingivitis en la adolescencia

Como hemos dicho anteriormente, esta y otras enfermedades bucales pueden aparecer con mayor frecuencia. Lo ideal es que hables con tu hijo y le aportes consejos en salud. Recuerda que las enfermedades que pueden aparecer en la cavidad bucal luego pueden hacer mella en otras localizaciones del organismo. ¿Cómo prevenir las enfermedades bucales en la adolescencia?

1. Realizar revisiones periódicas con el dentista. Hacer cada seis meses o una vez al año puede ayudar a prevenir numerosas enfermedades o incluso a detectarlas precozmente. Además, este profesional también puede ayudarle a concienciarse sobre su salud y cómo protegerla de la forma más fácil.

2. Cuidar la higiene bucal. Es importante insistir en el buen uso del cepillo de dientes, el hilo dental y el enjuague bucal. Recuérdale después de cada comida cepillarse los dientes y mostrarle lo bien que se ve una dentadura totalmente blanca y cuidada. A ellos les preocupa fundamentalmente su imagen estética, así que esta puede ser una buena excusa para concienciarle.

3. Intentar establecer menús saludables para cuidar su alimentación. Este punto suele ser difícil. Pero, por ejemplo, en vez de darle un refresco para merendar, es mejor proporcionarle una pieza de fruta. Igualmente, procura que en casa existan la menor cantidad de productos muy industrializados.

4. Aconsejar sobre las perforaciones. Muchos padres se escandalizan cuando un adolescente quiere realizarse un piercing en la boca. Intenta hablar con tu hijo si desea hacerse uno en la cavidad bucal, mostrándole cómo puede dañar su salud dental. En todo caso, permítele que escoja otra localización que pueda ser más higiénica y menos dañina para realizarse una perforación.

La adolescencia puede ser una etapa muy difícil para muchos. Pero lo mejor es saber comunicarte con tu hijo para que cuide de su salud.